Cáncer de vejiga

El cáncer de vejiga es el cáncer que se forma en los tejidos de la vejiga (el órgano que almacena orina). La mayoría de los cánceres de vejiga son carcinomas de células transicionales (cáncer que empieza en células que normalmente forman el recubrimiento interno de la vejiga). Otros tipos incluyen el carcinoma de células escamosas (cáncer que empieza en células delgadas y planas) y el adenocarcinoma (cáncer que empieza en las células que elaboran y liberan moco y otros líquidos). Las células que forman el carcinoma de células escamosas y el adenocarcinoma se desarrollan en el recubrimiento interno de la vejiga como resultado de irritación crónica e inflamación.

 

El tratamiento elegido depende del estadio del cáncer y del estado general de salud del paciente:

  • Resección transuretral de vejiga (RTU): en las lesiones de vejiga no infiltrantes se comienza por resecar los tumores visibles con la ayuda de un cistoscopio (un tubo fino y rígido provisto de una fuente luminosa). El recurso de la fluorescencia con luz azul como complemento de la cistoscopia con luz blanca y de la RTU permite una buena detección de los tumores malignos, especialmente de los carcinomas in situ (CIS). Las muestras de tejido procedentes de la biopsia se examinan al microscopio para poder determinar el riesgo de recurrencia y de progresión. El tratamiento complementario posoperatorio incluye la quimioterapia o la inmunoterapia intravesical (BCG) instilada directamente en el interior de la vejiga y un seguimiento estrecho.
  • Cistectomia (ablación de la vejiga): en los pacientes que presentan un tumor infiltrante se debe recurrir a la ablación de los ganglios linfáticos situados a ambos lados de la vejiga o a la ablación parcial o total de la vejiga.
  • Radioterapia: utilizada de forma independiente, es un tratamiento sobre todo paliativo en caso de imposibilidad de realizar una intervención quirúrgica (por la edad del paciente o por su fragilidad).
  • Quimioterapia: se utiliza cuando el tumor se propaga fuera de la vejiga.
  • Radioquimioterapia concomitante: esta técnica asocia la radioterapia en dosis moderadas con una quimioterapia “ligera”, que permite evitar la ablación de la vejiga en determinados casos de tumores infiltrantes poco importantes.

El sexto

cáncer más frecuente en el varón y el duodécimo en la mujer en todo el mundo.

Es el segundo

cáncer más frecuente del aparato urogenital después del cáncer de próstata.

Última actualización 25/11/2016