Pie equino

El pie equino o pie varo espástico es una deformación del pie generalmente provocada por un accidente cerebrovascular o a una parálisis cerebral, pero que también puede deberse a una malformación congénita. Esta patología produce una alteración de la marcha del paciente y constituye un verdadero problema en términos de movilidad.

 

Definición

El pie equino (del latín «equinus», caballo) es una deformación del pie con flexión hacia abajo. La marcha normal se sustituye por una marcha en puntillas.
El pie equino se debe a:

  • una contracción involuntaria de los músculos (espasticidad) de la pierna, producida por una lesión cerebral, que pueden provocar la incapacidad para realizar la dorsiflexión (movimiento que consiste en levantar el pie hacia la tibia) del pie y de los dedos del pie;
  • una malformación dentro del útero de uno o, a menudo, de los dos pies. Se debe a una displasia (malformación o deformación producida por una anomalía del desarrollo) congénita de todos los tejidos (huesos, ligamentos, nervios, vasos sanguíneos) situados por debajo de la rodilla.

 

Síntomas y consecuencias para la salud

La gravedad de la deformación del pie equino es variable. Se dice que es dinámico cuando se puede realizar el estiramiento de los músculos de la pierna. Se dice que es estático cuando hay una formación fibrosa (la transformación fibrosa que sigue a la destrucción sustancial de tejidos) que puede impedir a este estiramiento.
La marcha anormal (de puntillas) provocada por el pie equino tiene un impacto en la movilidad y el equilibrio que puede desestabilizar el tobillo. Los trastornos que produce afectan también al bienestar físico y a la vida social de los pacientes.

 

Etiología

Las principales causas del pie equino son los accidentes cerebrovasculares en los adultos (la primera causa de discapacidad en Francia) y la parálisis cerebral en los niños. Una afección cerebral puede producir la espasticidad de una de las extremidades inferiores, lo que a su vez puede producir el pie equino.
En el caso del pie equino congénito, la patología es de tipo idiopático (sin causa conocida y no hereditaria) y puede deberse a una afección neuromuscular o a otras malformaciones.

 

Incidencia

Más de 100 000 recién nacidos al año padecen pie equino en todo el mundo. En Francia, la incidencia es de 1 a 2 casos por cada 1000 nacimientos, y afecta mayoritariamente a los niños (70 % de los casos). En el caso de los pacientes de más de dos años que padecen pie equino de origen diverso (parálisis cerebral, accidente cardiovascular, esclerosis múltiple, traumatismo craneoencefálico, etc.) los datos disponibles no permiten estimar la frecuencia de esta patología.

La gravedad de la deformación del pie equino es variable.

Las principales causas del pie equino son los accidentes cerebrovasculares en los adultos y la parálisis cerebral en los niños.

Más de 100 000 recién nacidos al año padecen pie equino en todo el mundo.

Última actualización 30/10/2016