Parálisis cerebral

La parálisis cerebral, también denominada enfermedad motora de origen cerebral, engloba varias discapacidades motoras secundarias a una lesión cerebral acontecida durante el embarazo, durante el nacimiento o en la primera etapa de la infancia. Estos problemas de movimiento suelen ir acompañados de trastornos cognitivos, de retraso mental y de dolores que afectan gravemente a la calidad de vida y autonomía del paciente.

 
Existen varios tratamientos para aliviar la espasticidad en pacientes que padecen parálisis cerebral:

  • Inyecciones de toxina botulínicade tipo A: permiten reducir la espasticidad en las extremidades afectadas por la parálisis. Esta neurotoxina limita la señal que el nervio envía al músculo y atenúa las contracciones. Los efectos de este tratamiento duran alrededor de tres meses, transcurridos los cuales se puede repetir.
  • Cirugía: cuando la inyección de toxina botulínica no es lo suficientemente eficaz para la espasticidad, la intervención quirúrgica permite estirar los músculos contraídos y mejorar la movilidad.
  • Tratamiento con medicamentos: los relajantes musculares como el baclofeno y el diazepam son eficaces para tratar la espasticidad. Los medicamentos anticonvulsivantes están indicados si el paciente sufre convulsiones.
  • Cinesiterapia:como complemento del tratamiento medicamentoso o quirúrgico para la reducción de la espasticidad. Los ejercicios de estiramiento permiten mantener más autonomía en el movimiento de la articulación y evitar contracciones musculares o contracturas dolorosas.
  • La utilización de férulas y ortesis prescritas por un ortopeda, un neurólogo o un rehabilitador permiten mejorar la postura y facilitar la marcha.

Entre 2 y 2,5 casos por cada 1000

nacidos vivos en los países industrializados.

Trastornos motores, sensoriales e intelectuales.

Entre los 3 y 18 meses

Por lo general se diagnostica entre los 3 y 18 meses.

Última actualización 21/11/2016