Espasmo hemifacial

El espasmo hemifacial es una contractura involuntaria (espasmo) de los músculos de un lado de la cara. Este problema de contracción crónica puede llegar a convertirse en un trastorno casi permanente y producir una importante discapacidad visual y social.

 

Existen varios tratamientos para aliviar a los pacientes que padecen espasmos hemifaciales:

  • Inyecciones de toxina botulínicade tipo A: administradas por un médico especialista (neurólogo, oftalmólogo u otorrinolaringólogo). Estas inyecciones se administran en el músculo orbicular del ojo (un músculo en forma de elipse que rodea los párpados) y a veces en los músculos de la parte inferior de la cara. La neurotoxina botulínica permite limitar la señal que el nervio envía al músculo y atenuar las contracciones musculares. Los efectos de este tratamiento duran aproximadamente tres meses y puede repetirse indefinidamente.
  • Cirugía: se emplea como tratamiento alternativo a la inyección de toxina botulínica, sobre todo en casos de espasmo hemifacial secundarios a una lesión. En estos casos la intervención quirúrgica suele ser el mejor tratamiento en pacientes jóvenes.
  • Tratamiento con medicamentos: para el tratamiento del espasmo hemifacial se utilizan distintos tratamientos farmacológicos, como los antiepilépticos, los anticolinérgicos, los neurolépticos o incluso la alcoholización del nervio facial, aunque tiene una eficacia relativa.

Suele aparecer entre los 50 y los 70 años.

Es más frecuente en la mujer.

La resonancia magnética cerebral permite precisar el diagnóstico.

Última actualización 25/11/2016