Espasmo hemifacial

El espasmo hemifacial es una contractura involuntaria (espasmo) de los músculos de un lado de la cara. Este problema de contracción crónica puede llegar a convertirse en un trastorno casi permanente y producir una importante discapacidad visual y social.

El diagnóstico del espasmo hemifacial se basa en:

  • La anamnesis y el reconocimiento del paciente por un médico de cabecera. Tiene por objetivo diferenciar el espasmo hemifacial de otros movimientos anómalos similares, como el blefaroespasmo, los tics faciales, las mioquimias (sucesión de contracciones en toda la longitud del músculo que le confieren un aspecto ondulado) o el espasmo facial posparálisis.
  • Una RM cerebral (prueba de imagen por resonancia magnética). Suele prescribirse para precisar el diagnóstico. Esta prueba, acompañada de una angiografía por resonancia magnética o ARM (una resonancia para el examinar los vasos sanguíneos del organismo), permite también confirmar si existe un conflicto neurovascular (entre el nervio facial y una arteria del cerebro) que suele presentarse en el 88 % de los pacientes. En este caso debe contemplarse la neurocirugía.

Suele aparecer entre los 50 y los 70 años.

Es más frecuente en la mujer.

La resonancia magnética cerebral permite precisar el diagnóstico.

Última actualización 25/11/2016