Distonía cervical

La distonía cervical, también denominada tortícolis espasmódica, se presenta con espasmos intermitentes o continuos de los músculos del cuello, y a veces de los hombros, que hacen que la cabeza adopte una postura anormal. Este problema neurológico que afecta al movimiento se establece gradualmente y puede ir acompañado de temblores de la cabeza, dolores de cuello, y también de una elevación del hombro.

 

Dependiendo de la gravedad de la distonía cervical, se pueden utilizar distintos tratamientos:

  • Inyecciones de toxina botulínicade tipo A: esta neurotoxina bloquea la conexión entre el nervio y el músculo lo que provoca una disminución de las contracciones musculares durante aproximadamente tres meses.
  • Tratamientos con medicamentos: existen varios tipos de medicamentos que actúan sobre los síntomas de la distonía cerebral:
    • Los miorrelajantes, que relajan los músculos y alivian los calambres.
    • Los anticolinérgicos, que permiten reducir los efectos de la acetilcolina (un neurotransmisor del sistema nervioso).
    • Las benzodiazepinas, que reducen la ansiedad y alivian los espasmos dolorosos.
    • Los analgésicos.
  • Cirugía: se emplea en los casos más graves de distonía después del fracaso del resto de los abordajes terapéuticos y tras la realización de un examen neurofisiológico. En el caso de la distonía cervical, se da preferencia a técnicas de neurocirugía selectivas y periféricas (que no afecten a la columna vertebral).
  • Cinesiterapia: complementa las inyecciones de toxina botulínica o el tratamiento con medicamentos. Se trata de realizar ejercicios específicos que permiten restablecer el equilibrio entre los músculos más utilizados y los que no se utilizan tanto, con el fin de recuperar el eje natural y la amplitud de rotación de la cabeza. Para que la cinesiterapia sea eficaz debe ir acompañada de ejercicios de rehabilitaciónque el paciente realiza en su casa a diario.

Frecuente

Es la forma más frecuente de distonía focal.

Entre los 30 y los 60 años

Suele aparecer entre los 30 y los 60 años.

Es un trastorno neurológico del movimiento que se establece gradualmente.

Última actualización 25/11/2016