Fibromas uterinos

Son los tumores benignos más frecuentes en la mujer. Los fibromas uterinos pueden provocar un aumento del volumen o una deformación del útero, así como dolor y sangrado abundante; también pueden presentar riesgos de esterilidad y de abortos espontáneos.

 

El diagnóstico de la presencia de fibromas uterinos se hace a través de las pruebas y exámenes siguientes:

  • revisión ginecológica rutinaria, durante la cual el ginecólogo puede comprobar si el volumen, la forma o la consistencia del útero es anómala;
  • ecografía doppler, que mediante una sonda colocada en la parte inferior del vientre o a través de la vagina permite determinar el número, el tamaño y la localización de los fibromas;
  • histeroscopia (examen de la pared del útero que realiza con una minicámara) o con una RM (prueba de imagen por resonancia magnética).

Son los tumores benignos más frecuentes en la mujer.

Afectan entre un 20 % y un 50 % de las mujeres a partir de los 35 años.

Última actualización 25/11/2016