Síndrome de Turner

El síndrome de Turner es una enfermedad exclusivamente femenina que se produce por la ausencia parcial o total de uno de los cromosomas X, y sus consecuencias son: talla baja, infertilidad y muchos otros trastornos.

 

Existen tratamientos médicos que corrigen el retraso del crecimiento y la insuficiencia ovárica:

  • el tratamiento a base de análogos de la hormona del crecimiento humano (somatropina) permite tratar el retraso del crecimiento. Este tratamiento, que se administra en solución inyectable, lo debe prescribir un médico especialista y se deben respetar las contraindicaciones. Se administra hasta que la paciente alcanza una edad ósea de 14 años (que se confirma mediante radiografías);
  • tratamiento hormonal sustitutivo, al principio a base de estrógenos y, más tarde, de estrógenos y progesterona, permite sustituir las hormonas producidas normalmente por el ovario. Este tratamiento debe comenzar en la pubertad y seguirse hasta la menopausia para evitar el riesgo de osteoporosis.

Debido a los numerosos síntomas asociados al síndrome de Turner, las pacientes deben beneficiarse de un abordaje multidisciplinario (pediatra y/o médico de cabecera, endocrinólogo, ginecólogo).
Si debido a la patología se produce una malformación cardiaca o renal operable, la cirugía también puede ser necesaria.

Afecta aproximadamente a una recién nacida de cada 2500.

El diagnóstico suele hacerse tarde (entre los 8 y 10 años).

Última actualización 21/11/2016