Pubertad precoz

Se caracteriza por la aparición temprana de los caracteres sexuales secundarios: antes de los 7 u 8 años en las niñas y antes de los 9 en los niños. La pubertad precoz, si no se trata, resulta paradójicamente en una talla alta en la infancia y una talla baja en la edad adulta.

 

El adelanto de la pubertad tiene como consecuencia principal la reducción de la talla adulta. Desde los años 80, los análogos de la GnRH representan la terapia preferida para el tratamiento de la pubertad precoz central. Estas sustancias permiten bloquear el desarrollo puberal, limitar el avance de la edad ósea y normalizar la velocidad de crecimiento. Todos estos elementos permiten restaurar la esperanza de alcanzar una talla adecuada. La supresión de las gonadotropinas provocada por los análogos es reversible: la actividad gonadotropa se reanuda unos meses después de detener el tratamiento.

7 u 8 años

es la edad media de presentación de la pubertad precoz en las niñas.

9 años

es la edad media de presentación de la pubertad precoz en los niños.

Última actualización 25/11/2016