Pubertad precoz

Se caracteriza por la aparición temprana de los caracteres sexuales secundarios: antes de los 7 u 8 años en las niñas y antes de los 9 en los niños. La pubertad precoz, si no se trata, resulta paradójicamente en una talla alta en la infancia y una talla baja en la edad adulta.

 

Definición

Aunque la pubertad, es decir, la aparición de los caracteres sexuales secundarios, se presenta de media a los 11 años en las niñas y a los 13 en los niños, cada vez hay más niños afectados por la pubertad precoz (antes de los 7 u 8 años en las niñas y antes de los 9 en los niños).
Se pueden distinguir dos tipos de pubertad precoz:

  • La pubertad precoz central (o pubertad precoz «verdadera»), debida a una
    reactivación prematura del eje hipotalamohipofisogonadal al desencadenarse la segregación de GnRH. Bajo el impulso del hipotálamo y de la hipófisis (estructuras cerebrales responsables de la producción de hormonas) que liberan estimulinas, las gónadas (testículos y ovarios) secretan las hormonas sexuales (esteroideas) desencadenándose la pubertad.
  • La pubertad precoz periférica, debida a la secreción de hormonas esteroideas sexuales independiente del eje hipotalamohipofisogonadal y causada por otra anomalía (p. ej., tumor gonádico o suprarrenal, hiperplasia suprarrenal congénita, etc.).

 

Síntomas y consecuencias para la salud

La pubertad precoz se caracteriza por la aparición temprana del desarrollo puberal:

  • en los niños aumenta el volumen testicular, la vellosidad púbica y se desarrolla el pene;
  • en las niñas se observa un desarrollo de las glándulas mamarias y de la vellosidad púbica, y con menos frecuencia la aparición de la regla.

El adelanto de la pubertad tiene muchas consecuencias negativas para el paciente, como:

  • La reducción de la talla adulta. Los niños crecen más deprisa pero su crecimiento se lentifica antes. En efecto, las hormonas sexuales tienen la función de hacer madurar la zona de crecimiento de los huesos y de detener este crecimiento.
  • Malestar psicológico. La aparición temprana de los signos de la pubertad complica las relaciones de los niños con su entorno (escolar y familiar) y genera muchas preguntas.

 

Factores de riesgo

La pubertad precoz central suele ser idiopática (sin causa conocida) en un 80 % a un 95 % de las niñas y en un 50 % de los niños afectados (en uno de cada dos casos se encuentra un tumor).
No obstante, su aparición puede estar favorecida por diversos factores:

  • El origen étnico. La pubertad precoz afecta con más frecuencia a las niñas de origen africano o hispánico que a las de origen asiático o caucásico.
  • La falta de ejercicio. Tiende a adelantar la aparición de la pubertad.
  • Las preferencias alimentarias culturales. Una alimentación más rica en grasas favorece la producción de las hormonas que influyen en el desarrollo sexual (estrógeno e insulina).
  • La exposición a determinadas sustancias con efectos endocrinos. Pueden ser ambientales o cosméticas (especialmente el bisfenol A, un compuesto orgánico aromático que se sospecha que desempeña un papel en la aparición de la pubertad precoz).

 

Incidencia

Se estima que la incidencia global de la precocidad en el desarrollo de los caracteres sexuales es de entre 1 de cada 5000 a 1 de cada 10 000 niños, con una proporción aproximada de 10 niñas por cada niño.

7 u 8 años

es la edad media de presentación de la pubertad precoz en las niñas.

9 años

es la edad media de presentación de la pubertad precoz en los niños.

Última actualización 25/11/2016