Problemas de crecimiento – Déficit primario de IGF-1 grave

Un déficit primario de IGF-1 (el factor de crecimiento similar a la insulina tipo 1 es una proteína que tiene la función de mediar los efectos de la hormona del crecimiento) grave provoca un retraso del crecimiento en niños y adolescentes, así como numerosos problemas anatómicos, morfológicos y fisiológicos.

 

En los niños afectados por el déficit primario de IGF-1 el tratamiento con hormona del crecimiento es ineficaz ya que hay un bloqueo de la vía GH/IGF-1.

Entre los casos de déficit primario de IGF-1 grave se pueden distinguir:

  • anomalías de la cascada GH/IGF-1, accesibles al tratamiento con IGF-1 recombinante;
  • anomalías a partir de esa cascada (p. ej., las anomalías del receptor del IGF-1), que no son sensibles a este tratamiento.

El factor de crecimiento insulinomimético (parecido a la insulina) de tipo humano 1 (IGF-1) deriva del ADN recombinante se administra a niños que presentan un déficit primario de IGF-1 grave debido a las anomalías en la cascada GH/IGF-1. Es un tratamiento a largo plazo de los retrasos del crecimiento debidos a esta enfermedad. Solo lo puede prescribir un médico especializado y es necesario respetar las contraindicaciones. La eficacia de este tratamiento, que se administra al paciente mediante una inyección subcutánea diaria dos veces al día, se debe evaluar con la velocidad de crecimiento. Las dosis se van aumentando gradualmente si el paciente tolera bien el medicamento.

Última actualización 21/11/2016