Déficit de hormona del crecimiento

El déficit de hormona del crecimiento, normalmente debido a una afección en el hipotálamo o en la hipófisis, tiene numerosas consecuencias negativas en los niños y adultos afectados (retraso del crecimiento, problemas metabólicos, etc.).

 
El déficit de hormona del crecimiento (GH) se trata con una terapia hormonal sustitutiva (con una hormona del crecimiento sintética similar a la que los humanos producen de forma natural) prescrita por un médico especializado y respetando las contraindicaciones. Esta hormona del crecimiento recombinante se administra al paciente mediante una inyección subcutánea diaria, por la noche antes de acostarse. Las inyecciones se las puede autoadministrar el propio paciente, o un familiar o enfermera mediante una pluma inyectora, similar a la que usan las personas diabéticas para inyectarse la insulina.

La duración del tratamiento depende de cada paciente y también de la edad en la que se inició el déficit de hormona del crecimiento:

  • El déficit de GH adquirido durante la infancia debe someterse a evaluaciones periódicas a lo largo de los años, realizadas por los médicos a cargo del paciente (vigilancia del peso, la talla y de la buena tolerancia al tratamiento) y a veces el tratamiento puede interrumpirse al llegar a la edad adulta.
  • El déficit de GH adquirido en la edad adulta suele necesitar un tratamiento de por vida, hasta que el endocrinólogo decide parar el tratamiento cuando la persona envejece.

Entre 1/4000 a 1/10 000 personas

Una enfermedad que afecta a un total entre 1/4000 a 1/10 000 personas.

El diagnóstico es generalmente tardío.

Última actualización 21/11/2016