Adenoma tirotropo

Los adenomas tirotropos son tumores glandulares benignos de la hipófisis que producen hormonas estimuladoras de la secreción tiroidea (TSH), lo que tiene varias consecuencias.

 

Definición

Los adenomas tirotropos son tumores de la hipófisis poco frecuentes, son «masas» de naturaleza benigna, no cancerosa, que suelen tener una evolución lenta pero pueden hacerse voluminosos. Estos adenomas producen un hipertiroidismo como consecuencia de la secreción inadecuada de TSH, una hormona estimuladora de la secreción de hormonas tiroideas.

El adenoma se desarrolla, sin que se sepa por qué, en la hipófisis, una glándula pequeña situada en la base del cerebro, dentro de una pequeña cavidad ósea (la silla turca o hueso esfenoides), que pesa menos de un gramo y suele medir entre 7 y 8 milímetros de diámetro. Esta glándula controla numerosas funciones corporales a través de secreciones hormonales, y mediante el envío de señales a otras glándulas endocrinas, como la tiroides (lo que permite modificar la producción de hormonas tiroideas) o a los órganos (mamas, ovarios, huesos…). El adenoma tirotropo representa menos del 1 % de los adenomas hipofisarios y suele ser en la mayoría de los casos un macroadenoma (de 1 centímetro o más) que puede secretar mucha cantidad de hormonas o precursores hormonales.

 

Síntomas y consecuencias para la salud

El adenoma tirotropo presenta los mismos síntomas que el resto de las causas de hipertiroidismo (secreción excesiva de hormonas tiroideas):

  • taquicardia;
  • pérdida de peso;
  • hipersudoración y termofobia;
  • diarrea;
  • nerviosismo;
  • cansancio;
  • bocio de volumen moderado en la mayoría de los casos.

La presencia física de este macroadenoma hipofisario puede provocar la compresión de los órganos vecinos y especialmente de los nervios ópticos circundantes, lo que provoca dolores de cabeza (cefaleas) y una reducción del campo visual.

 

Factores de riesgo

Los adenomas hipofisarios (y por lo tanto los tirotropos) no se pueden prevenir y se suelen presentar de forma aislada. En casos poco frecuentes, el adenoma hipofisario puede integrarse en las neoplasias endocrinas múltiples de tipo 1 (MEN1), una enfermedad genética.

 

Incidencia

Los adenomas tirotropos son tumores muy poco frecuentes, constituyen menos del 1 % de los adenomas hipofisarios, y estos últimos representan alrededor del 10 % de todos los tumores cerebrales.

Su incidencia es de alrededor de 0,2 casos anuales por millón de habitantes.

Son tumores muy poco frecuentes que constituyen menos del 1 % de los adenomas hipofisarios.

El diagnóstico debe establecerse cuando existe un cuadro clínico de hipertiroidismo.

La RM o la TAC y el análisis hormonal de la tiroides confirman el diagnóstico clínico.

Última actualización 17/11/2016